Categories
Blog

Consejos de Caribbean Stud Poker

Saber cuándo dejar de jugar cuando ya no es divertido

Ciertamente, todo Caribbean Stud Poker resulta un medio de entretenimiento que se utiliza como pasatiempo, por lo que, si en algún momento ya no es divertido, no significa que debe abandonarse. Una buena medida es dejarlo por un tiempo. Esta acción permitirá recuperar el interés y la diversión.

Incluso, puede aplicar para jugadores que utilizan las apuestas como medio de sustento o un jugador a tiempo completo. Tomarse un tiempo, le permitirá darle descanso a su mente y además evitará “quemarse”. Cuando un jugador “se quema” significa que está agotado, por lo que, probablemente, empezará a tener pérdidas y malas rachas.

Cuando se deja de lado la vida social

Los juegos y apuestas sirven de entretenimiento y no existe nada de malo en dedicar gran parte del tiempo a ellos. El problema podría surgir cuando, por su causa, se abandona la vida social, el compartir con los amigos o se deja de asistir a algún evento.

Existirán momentos en los que coincidan los acontecimientos sociales con el calendario de apuestas y es necesario encontrar un equilibrio justo entre ambos mundos, para disfrutar lo mejor que tienen cada uno de ellos. La clave será siempre el balance. De esta manera, se evitará caer en excesos y perder el contacto con las personas.

Póker Caribeño en Vivo

Cuando se cae en una mala racha

Los juegos de apuestas están muy ligados a la suerte y si esta no está presente, es un factor que no depende del jugador. Ganar o perder no responderá a si está, o no, haciendo las cosas bien. Incluso, los jugadores experimentados pasan por esto.

Lo importante es reconocer y aceptar una racha perdedora, ya que el gran problema se presenta al caer en la tentación de perseguir las pérdidas. No es posible asegurar que un descanso permitirá retomar la buena suerte, pero sí podrá evitar que se incurra en pérdidas aún mayores. Esta es una situación que cualquier jugador quiere evitar.

Cuando se obtiene una gran ganancia

Como es normal, luego de tener una gran ganancia o victoria se siente toda esa adrenalina que impulsa a querer jugar más y subir las apuestas en busca de un botín aún más grande. Sin embargo, es necesario evaluar si dejarse guiar por estas emociones es lo más conveniente.

Esta euforia puede ser alentada por sentirse en una buena racha. La acción más difícil será pensar con cabeza fríay ponerle un freno a cualquier arrebato, pero debe hacerse, ya que la frustración de perderlo todo será aún mayor. Lo adecuado sería tomar un descanso y pensar en darle otro uso a ese dinero.