Estrategias de Ruleta

El Juego de la Ruleta: Recomendaciones y Estrategias

En los casinos online podemos jugar una buena cantidad de juegos con todo tipo de variantes. Sin embargo, para muchos jugadores no existe un juego más simple y divertido que el de la ruleta, el cual es uno de los más antiguos del mundo. Algunos estudiosos aseguran que el juego de la ruleta tiene cientos de años de antigüedad, y que los más lejanos indicios del mismo datan del Imperio Romano.

De hecho, la ruleta ofrece diversión y buenas posibilidades de ganar dinero, sin necesidad de conocer unas reglas complicadísimas. El juego se basa en apostar esperando un resultado determinado, ya sea un número específico, si el número que saldrá será par o impar, si la casilla será negra o roja, etcétera.

La rueda gira, mientras una bolita baila y se desliza por el otro carril que rodea a la ruleta. Tras unos segundos, la rueda va perdiendo velocidad, hasta que la bolita termina detenida en una de las casillas de la ruleta. ¡De solo pensar en ello, la emoción nos viene encima!

Juega de Forma Responsable a la Ruleta

Antes de empezar siquiera a pensar en una estrategia para el juego de la ruleta, es muy recomendable establecer nuestros propios límites. Esto es, debemos tener una noción clara, razonable y moderada de cuánto esperamos ganar. Tener expectativas demasiado altas al principio puede hacer que nos arriesguemos de más, así que es preferible ser más realistas e ir acumulando ganancias de a poco.

Con la práctica, los amantes de la ruleta terminan desarrollando una especie de instinto que les dice cuándo deben de apostar más, y cuándo ha llegado al límite de una racha ganadora. En esos momentos es preferible dejar de jugar, para asegurar el monto ganado en vez de arriesgarlo.

Existe una amplia variedad de estrategias famosas que suelen aplicar los jugadores a la hora de apostar en la ruleta, con el fin de reducir las posibilidades de que gane el casino y aumentar las ganancias del jugador.

En los siguientes párrafos podrás descubrir algunas de estas estrategias, y así podrás decidir cuál de todas se adapta mejor a tus expectativas, a tus habilidades, tu conocimiento y tu estilo de juego. Pero sea cual sea la técnica que hayas escogido, es fundamental asegurar que sea útil. Hay que ser firmes con ella a pesar de las malas rachas que podamos tener. Sólo así tendremos oportunidad de cosechar los frutos de la misma en algún momento, si la suerte nos favorece y la estrategia nos da resultado.

La Estrategia Martingale en la Ruleta

Probablemente todos los que han jugado a la ruleta, ya sea en casa o en un casino, se han topado en algún momento con alguien que aplicaba la estrategia Martingale. Hasta tal vez sin darnos cuenta. Por su sencillez y por la facilidad de aprenderla y aplicarla, la estrategia Martingale es sin duda la más usada en la ruleta.

La estrategia Martingale, también conocida como estrategia de doblar las apuestas o “técnica Mayer“, se aplica únicamente cuando apostamos en opciones de probabilidad equilibrada, es decir, cuando apostamos a rojo o negro, par o impar, número alto o número bajo, etc.

En términos generales, el tipo de apuesta más frecuente y que más valga para usar la estrategia Martingale es la que se basa en los colores de las casillas. Esto es, cuando apostamos por los colores, el rojo o el negro.

La Martingale consiste en hacer una apuesta inicial por un monto fijo, y en caso de perder, hacer una segunda apuesta duplicando ese monto inicial, con la esperanza de ganar en esta siguiente apuesta. Así, por ejemplo, si nuestra primera apuesta fue por 10 euros al color rojo, y no ganamos, apostaremos luego 20 euros al mismo color rojo, de manera que si ganamos esta vez, recuperaremos el monto que perdimos en la primera apuesta. Si en esta segunda ocasión también perdemos, nuestra tercera apuesta deberá ser por 40 euros, ya que, si en esta oportunidad ganáramos, recuperaríamos lo perdido en la primera y segunda apuestas.

¿Para qué usar la Martingale?

La razón del uso de esta estrategia consiste en que generalmente, si ya hemos perdido varias veces de forma repetida al apostarle a un mismo color, las probabilidades de que ese color se repita en las próximos rondas comienza a hacerse muy baja. Dicho de otra forma, si ya el color negro ha salido varias veces, la probabilidad de que vuelva a salir ese color en las siguientes apuestas se va haciendo más baja y, por lo tanto, aumentan las probabilidades de que salga el color rojo. La idea es que, cuando salga el color rojo, el jugador logre recuperar todo lo que ha perdido en las apuestas anteriores.

Antes de aplicar una estrategia de tipo Martingale, es fundamental saber si el casino en el que estamos jugando tiene algún tipo de límite en las apuestas que podemos realizar. Precisamente para evitar este tipo de estrategias, algunos casinos pequeños tienen límites sobre los montos que podemos apostar. Recordemos que si (siguiendo el ejemplo anterior) hemos perdido 7 veces seguidas, habremos apostado 10, 20, 40, 80, 160, 320, 640 euros continuamente. Si el casino en el que estamos jugando tiene un monto máximo de apuestas de 700 euros, no podremos llevar a cabo una octava apuesta, lo que significa que habremos perdido todo lo apostado, sin tener posibilidades de recuperar nuestro dinero.

También, para asegurar la mayor ventaja hacia el jugador, es fundamental jugar con la ruleta europea (la que tiene un solo cero), ya que la versión americana garantiza mayor ventaja hacia el casino.

Estrategia Tipo: “Dispara y Huye”

Muchos de los más connotados expertos en casinos aseguran que, incluso en las apuestas sobre opciones de probabilidad “equilibradas” (conocidas también como “externas”), los casinos llevan siempre la ventaja sobre el jugador. De hecho, las matemáticas señalan que al apostar en estas opciones equilibradas en la ruleta europea, el jugador tiene 18 posibilidades de ganar sobre 19 que tiene la casa. En la ruleta americana la ventaja para el casino es aún mayor, con 18 oportunidades para el jugador y 20 para la casa.

Para jugar contra la ventaja de la casa y cortar las rachas negativas que se puedan tener, se ha ideado una variante de la estrategia Martingale que busca, precisamente, evitar un encadenamiento de resultados adversos. Esta variante, que puede conocerse como “Dispara y Huye” (en inglés: Hit and Run), consiste en dejar pasar dos rondas o giros de la ruleta sin apostar cuando ya hemos perdido nuestras apuestas dos veces consecutivas.

Así, por ejemplo, si hemos hecho una apuesta inicial de 10 euros al color negro y sale el color rojo, doblaremos nuestra próxima apuesta a 20 euros, siguiendo la estrategia Martingale. Solo que, en esta variante “Dispara y Huye”, al haber perdido ya dos veces seguidas, dejaremos de apostar por dos rondas, para luego apostar 40 euros, tratando de recuperar lo perdido. De perder en esta tercera ocasión, nos retiraremos. Habremos perdido 70 euros, pero evitamos perder más, entendiendo que estábamos inmersos en un ciclo negativo.

En vez de seguir jugando en la misma ruleta, podemos cambiar de mesa y empezar de nuevo apostado 10 euros en otra ruleta. Así evitamos caer en las rachas negativas que usualmente traería aparejado un acatamiento estricto de la estrategia Martingale.

Cada jugador debe evaluar, de acuerdo con su experiencia y sus intuiciones, si le es más conveniente seguir al pie de la letra la estrategia Martingale o si prefiere hacer variaciones.

Sistema Paroli Simple

Otra estrategia muy famosa en el juego de la ruleta es la que se conoce como “Ruleta Inversa” o “Sistema Paroli“. Según algunos de los más connotados estudiosos, esta táctica tiene siglos de antigüedad, habiendo sido conocida en Italia cuando menos desde el siglo XVI. Hoy en día, el Paroli se usa no solo en la ruleta, sino también en otros juegos, tales como el baccarat, o incluso en las apuestas deportivas.

¿Por qué se le llama también “Martingale Inversa”? Sencillo: en vez de doblar el monto previamente apostado cuando perdemos, vamos a duplicar el monto de la apuesta cuando ganemos. Esta estrategia también ha sido pensada para aplicarse en apuestas exteriores, es decir, aquellas de probabilidad equilibrada (negro o rojo, par o impar, número alto o número bajo…). Además, comenzaremos apostando la cantidad más pequeña posible: un euro. Cuando perdamos una ronda, lo que haremos será reiniciar el ciclo y apostar nuevamente la mínima cantidad.

¿Cuál es la lógica detrás de todo esto? Quienes respaldan este método indican que, generalmente, tanto las ganancias como las pérdidas se producen en rachas, por lo cual al apostar más durante la racha ganadora aumentaremos nuestras ganancias, y a la vez disminuiremos nuestras pérdidas si reiniciamos el ciclo apostando lo mínimo tras cada ronda perdidosa.

La mecánica básica es la misma, pero cómo cada jugador aplica el sistema, hasta dónde lo lleva y cuándo decide dejar de doblar la apuesta, es decisión de cada quien. En términos generales, se recomienda que el jugador se plante y guarde lo ganado tras tres rondas ganadoras consecutivas. A partir de esa tercera ronda ganada, si desea seguir apostando, debería iniciar nuevamente con la apuesta mínima, para así reducir las probabilidades de perder.

Aquí tienes un ejemplo cómo funciona

  • Primera ronda: se apuestan 10 euros – (Se gana)
  • Segunda ronda: se apuestan 20 euros – (Se gana)
  • Tercera ronda: se apuestan 40 euros – (Se gana)
  • Cuarta ronda: el jugador guarda sus 70 euros ganados previamente, y procede a apostar de nuevo solo 10 euros en esta cuarta ronda, reiniciando así el ciclo.

La ventaja de este sistema es que las ganancias se pueden acumular rápidamente, y básicamente se apuesta con el dinero de la casa, siempre que se mantenga la racha ganadora. Por otro lado, la gran desventaja es que una sola pérdida puede ser suficiente para echar al traste todas las ganacias conseguidas hasta el momento, por lo que es indispensable ser prudente y detenerse a tiempo.

La estrategia D’Alembert

Para aquellos jugadores que no son tan propensos a doblar las apuestas, la estrategia de la ruleta D’Alembert es una gran opción. Ofrece un riesgo mucho menor de perder una cantidad significativa que otras opciones. En lugar de aumentar las posibilidades en dos, se incrementan en una. Más específicamente, se incrementa la oportunidad en uno después de una pérdida y se multiplica por una después de una victoria.

Saber cuando alejarse es imperativo cuando se juega en un casino en España. No importa lo afinado que estés en una estrategia, no te irás con una gran suma de dinero si sigues devolviéndolo al casino. Una buena regla general es retirarse cuando se han tenido más ganancias que pérdidas, o cuando se está contento con la cantidad de dinero que se ha recibido.

La estrategia de James Bond

Esta estrategia se juega mejor cuando no se planea jugar a la ruleta durante un largo período de tiempo. En cada ronda, tendrás que jugar por múltiplos de 200 euros. Dentro de esta estrategia, los jugadores sólo tendrán que recordar tres apuestas. Primero, haces una apuesta de 140 euros a un número del 19 al 36. Luego, 50 euros a un número del 13-18. Al final, pon 10 euros en el único cero.

Esta estrategia funciona bien porque garantiza una victoria casi en el ⅔ de las veces. Sin embargo, la posibilidad de perder en ⅓ puede exceder rápidamente las apuestas máximas de la mesa. Por eso la estrategia de apuestas de James Bond es mejor para alguien que no planea pasar un largo período de tiempo en la mesa de la ruleta.

¿Cuál es la Mejor Estrategia para la Ruleta?

Tenemos que decir que no existe una estrategia ni mala, ni perfecta a la hora de jugar a la ruleta. Cada jugador puede tener sus preferencias por una estrategia en particular. Lo más importante, en todo caso, es sentirse seguro con la estrategia planteada, no jugar de forma demasiado agresiva, ser prudente y precavido, y no dejarnos llevar demasiado por la emoción al estar teniendo una racha ganadora.

Muchos jugadores se decantan por la estrategia Paroli o Martingale Inversa de tres pasos, la cual, como explicamos anteriormente, consiste en doblar nuestra apuesta en tres ocasiones consecutivas y luego pararnos, guardar lo ganado y reiniciar el ciclo con el monto más bajo, el monto con el que habíamos empezado.

Ningún método o estrategia es infalible, ya que la casa tiene siempre la ventaja sobre nosotros (sobretodo si jugamos con la ruleta americana).

Otros jugadores optan por no duplicar lo apostado tras cada victoria, prefiriendo la llamada sucesión de Fibonacci. Así, en vez de usar una progresión de 2, 4, 8, 16 (duplicando los montos apostados tras cada victoria), seremos más cautos y seguiremos una progresión de 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13… hasta completar la famosa sucesión de Fibonacci. Con esta estrategia alternativa no se sumarán ganancias tan rápidamente, pero a algunos les funciona.